RSS

LA OBEDIENCIA DEBIDA.

30 Oct

Adolf Eichman, oficial de la SS nazi fue sometido a juicio en Israel por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial, declaró en una cabina con cristal blindado; fue él quien coordinó los campos de exterminio del holocausto, entre otras acciones y por  ello Eichmann fue encontrado culpable y condenado a muerte: el 1 de junio de 1962 Eichmann fue ahorcado, su cuerpo fue cremado y las cenizas fueron esparcidas en el mar, más allá de las aguas territoriales de Israel.

Eichmann repetía sólo haber recibido y obedecido órdenes, y se consideraba a sí mismo como parte del aparato técnico no ensante, sin considerar que debió o pudo controlar su conducta y por ende era responsable de ella.

Este hecho llevó a Stanley Milgram,  psicólogo de la Universidad de Yale, un año después de que el jerarca nazi fue ejecutado a realizar uno de los experimentos más reconocidos y controvertidos en la historia de la disciplina. adolf Eichmann, adujo como argumento de defensa en su juicio, que las atrocidades por el coordinadas en los campos de exterminio judíos, habían sido realizadas en obediencia a las ordenes de sus superiores.

Milgram se llegó a preguntar ¿hasta dónde seriamos capaces los seres humanos en obediencia a una autoridad? ¿seríamos capaces de torturar a asesinar?

El experimento consistió en crear una situación ficticia que  simulaba un estudio sobre la memoria, donde un sujeto experimental, es decir, una persona ajena al experimento, desempeñaba un rol de “maestro” que sometía a otra persona que desempeñaba un rol de “alumno” a preguntas de memorización; por cada respuesta incorrecta el maestro castigaba al alumno con una descarga eléctrica  que por cada error iba en aumento. Obviamente que las descargas eran simuladas pero esa circunstancia la desconocía el sujeto experimental.

Previo al experimento, Milgram sometió a expertos una encuesta para predecir el posible comportamiento de los participantes; los expertos consideraron, a priori, que el máximo voltaje que aplicarían los sujetos experimentales como forma de castigo sería de 130 voltios y que la obediencia a la autoridad sería cero.

Contra los pronósticos, el 62% de los sujetos obedeció y en algunos casos llegaron a aplicar una descarga de 450 voltios, incluso luego de que al llegar 300 voltios el alumno no diera señales de vida.

¿Sería que los participantes eran sádicos e inhumanos? Una encuesta posterior con los participantes reveló que todos eran plenamente conscientes del dolor que infligían al supeusto alumno; ya que al preguntarséles cuan dolorosa había sido la experiencia desde su punto de vista, en una escala del 1 al 14 -que refierían nada dolorosa y en extremo dolorosa- la respuesta media fue de 13.42.

En su libro Los peligros de la obediencia, (The Perils of Obedience), Stanley Milgram escribió:

 Los aspectos legales y filosóficos de la obediencia son de enorme importancia, pero dicen muy poco sobre cómo la mayoría de la gente se comporta en situaciones concretas. Monté un simple experimento en la Universidad de Yale para probar cuánto dolor infligiría un ciudadano corriente a otra persona simplemente porque se lo pedían para un experimento científico. La férrea autoridad se impuso a los fuertes imperativos morales de los sujetos (participantes) de lastimar a otros y, con los gritos de las víctimas sonando en los oídos de los sujetos (participantes), la autoridad subyugaba con mayor frecuencia. La extrema buena voluntad de los adultos de aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad constituye el principal descubrimiento del estudio.  (Milgram, 1974).

Milgram conceptualizó que los sujetos participantes entraron en lo que llamó “estado de agente, caracterizado por el hecho de que los participantes se vieron a sí mismos como agentes ejecutivos de una autoridad que consideraban legítima. Entonces, aun cuando se consideraron personas autónomas, independientes e iniciadoras de sus actos, al momento en que ingresan en una estructura jerárquica dejan de percibirse de ese modo y tienden a descargar la responsabilidad de sus actos en quien tienen un rango superior o detentan el poder.

No debe olvidarse que los sujetos participantes eran voluntarios y en ningún momento se les avisó que la situación era recibir órdenes y debían obedecerlas.

La estructura social del experimento -como las estructuras sociales que forman parte del entorno sociofísico cotidiano- activaron con fuerza una norma social que aprendamos desde la infancia: la obediencia a la autoridad legítima.

En 2010, la televisión francesa realizó un documental llamado El juego de la muerte, que de alguna manera replicaba el experimento de Milgram y consistía en simular la realización de un reality show, en que el los participantes infligían un castigo similar de descargas eléctricas. El supuesto programa televisivo ni siquiera era tal ya que se les explicó a los participantes que era un programa piloto, por lo que  no recibirían premios o est{imulos por su participación, sino sólo era el hecho de aparecer en televisión.

Cuando una persona ingresa libre y voluntariamente a una organización social, cualesquiera que sea, acepta en mayor o menor medida ser regulado por la ideología de la institución y los símbolos son capaces de activar esa norma de obediencia como los uniformes, los artefactos o instrumentos que identifican y legitiman a quienes detentan cierta autoridad al interior de la estructura social.

Sin embargo comprender que no somos parte de ese aparato no pensante y que en cualquier situación somos quienes controlamos nuestra conducta y por ello somos responsable de ella, es una cuestión que ocupará el interés de la psicología en el futuro inmediato.

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 octubre, 2011 en INFORMACIÓN

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: